jueves, 26 de mayo de 2016

El anciano pescador


Hola a todos!!
Hoy por casualidad he encontrado este concurso de relatos cortos sobre el amanecer, organizado por Zenda Libros, y no he podido evitarlo, he tenido que participar. Aquí tenéis mi relato :D



Había sido un gran marinero y aun mejor pescador. Durante toda su vida trabajo duro, enfrentándose a la mala pesca, las tormentas y la enfermedad. Pero el mar y el viento que desgastaban las rocas, hinchaban las velas y empujaban un barco, también habían acabado con sus fuerzas.
Miró sus manos arrugadas y temblorosas con lágrimas en el rostro. No creía temer a la muerte y sin embargo se hallaba asustado. Jamás imaginó que pudiese sucederle algo así, a él, que siempre había sido valiente, raudo y fuerte. Jamás pensó que la vejez pudiese dejarlo solo y hacerle inútil. Había pensado que no viviría para ver semejante momento. No obstante, allí estaba. Y su único consuelo seguía siendo el mar, que brillaba negro, tan solo levemente iluminado por la luna. Las olas se mecían con suavidad, creando espuma blanca al alcanzar la orilla. El aire húmedo y salado llenaba sus pulmones, trayéndole recuerdos de épocas mejores.
— ¿Qué es tan triste?
El anciano levantó la vista extrañado. No había esperado compañía en aquella playa alejada de todo. Y aun así, se encontró con una joven y hermosa mujer, observándole con sus grandes ojos verdes y curiosos. Estaba desnuda. Su largo cabello oscuro tapaba parcialmente su cuerpo, pero la piel pálida y perlada de su vientre seguía siendo visible. Debajo de éste aparecían las primeras escamas de una enrome cola de sirena.
Y aunque jamás había visto semejante criatura, sintió que de algún modo se conocían.
—Os he observado durante décadas, señor. Capturabais a mis peces, los matabais y los vendíais en el mercado. Os mandé ciclones, tormentas y enfermedades y jamás dejasteis de luchar y salir victorioso. Así que contadme, ¿qué os ha vencido?
El hombre suspiró. En otro tiempo la habría intentado capturar. Una sirena, ¿cuan glorioso habría sido mostrarla? En otro tiempo se habría enfurecido con ella, por convocar la tempestad y causar la muerte de más de uno de sus compañeros. Por alejarles la pesca y traerles el escorbuto, la cólera y la viruela. Pero era demasiado viejo y estaba demasiado solo para actuar con la petulancia de un joven. Y agradeció ver un rostro conocido.
—Mis fuerzas me han abandonado y ya no se me permite subir a bordo de un barco —explicó compungido—. Pasaré mis últimos años de vida lamentándome y pidiendo limosna, como tantos otros hicieron antes de mí. Y mi único hijo no ha regresado de su último viaje.
De pronto, la suave mano de la sirena se posó en su mejilla y recogió una lágrima solitaria que descendía por esta.
—Humano —le dijo—, no estáis solo. Combatisteis conmigo durante muchos años y ganasteis. Eso merece mi amistad y respeto. Y ahora, si lo queréis, puedo ofreceros un último viaje.
El anciano la miró confuso. ¿Las sirenas tenían navíos? Sin embargo, la deslumbrante sonrisa de la dama, le impedía poner nada en duda.
— ¿Qué es lo que queréis de mí? —le preguntó. Ella se deslizó sobre la arena hasta sentarse a su lado. Luego, habló:
—El Lucero del Alba transporta las almas de todos aquellos que perecieron esta noche. Debe partir con el mismo amanecer, pero me temo que su antiguo timonel lo ha abandonado y necesita un nuevo piloto. Solo a vos os confiaría semejante tarea. No obstante —señaló, fijando sus ojos en los de él—, debo advertiros, que si accedéis, será un viaje sin retorno. Es un camino duro, y no lo sobreviviréis.




La madera seca del timón cortaba sus manos, el viento rugía y azotaba su cuerpo, cargado con el frío de la noche, mientras ponía rumbo hacia el horizonte. Las olas que antes habían estado calmas, se agitaban ahora con violencia, zarandeando el barco sin fin. A sus espaldas las almas protestaban. Gritos aterrorizados de aquellos que no querían aceptar su muerte resonaban por doquier. Pero él lo ignoró todo. Con una sonrisa, aceptó agradecido el primer rayo de sol sobre su rostro arrugado. Y mientras llegaba un día nuevo, el anciano lloró ya sin control alguno. Lloró de felicidad, por cumplir una última vez su labor y su pasión, por poder reencontrarse con sus seres amados. Una ola gigantesca alcanzó el navío, lanzándolo contra un sol que recién se despertaba. El astro, abrió la boca en un bostezo y se lo engulló.

Y así, el amanecer llegó al pequeño poblado costero, sin que nadie notase la desaparición de otro anciano e inútil pescador. Solo una mujer, observando desde lo alto de un arrecife se permitió unos minutos de lamento. A algunos humanos era difícil olvidarlos o dejarlos partir. Echaría de menos a su viejo enemigo.






......................................................................................................................................................................
Como siempre, os recuerdo que estáis a tiempo de participar en el #ConcursoHistoriasdeMuerte.
¡No os lo perdáis! :D

6 comentarios:

  1. Hola!
    Aww que genial. Me encantó y admito que se me llenaron los ojos de lágrimas :'o me gustó la forma en que escribís, una historia muy bonita y corta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado :D
      Yo la escribí pensando en todo lo que he visto en los pueblos pesqueros y yendo a navegar. Es muy triste ver a un hombre que se siente abandonado, y quería reflejarlo de alguna manera.

      Eliminar
  2. Ohhh es precioso el texto, pobre pescador y no se porque no pensé en una sirena hasta que llegaste a la zona de las escamas jaja era bastante logico que de la nada no iba a aparecer una mujer jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte. Me alegro un montón que la historia te gustara :D
      Y sí, una mujer desnuda apareciendo de pronto por la playa sería un tanto raro.

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho, me encanta cómo lo has escrito *-*
    Me gusta mucho el blog, me quedo por aquí.
    Un beso
    th3readersdiary.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro mucho de que te gustase :D
      Ahora mismo me paso por tu blog

      Eliminar