jueves, 31 de marzo de 2016

Iniciativa: Los jueves del cadáver: 2






¡Hola a todos!
Muahahaha! (La risa malvada es siempre imprescindible)
Aquí vuelve Ian Wilson Smith 3º para hablaros de sus últimas aventuras y responder a vuestras propuestas. Sé que he tardado mucho en volver a aparecer por el mapa, y Mona ha intentado matarme varias veces, por no hacer mi trabajo. 

Pero estaba luchando contra el terrible, horrible, malvadísimo super villano: Necro-man. Un experto en la necromancia. Además, lo bueno de ser un esqueleto, es que Mona no podía matarme, por mucho que lo intentase.

Más suerte con tus ex, cariño ;)

Y ahora, a trabajar:



La primera pregunta era de Lina, que quería saber sobre mis viajes. ¿Dónde he estado?
Bueno, Lina, te voy a dejar muy impresionada, porque he viajado por medio mundo, sip. Cuando uno llega a mi edad tiene muchas batallitas que contar, pero probablemente no queráis oírlas todas.

Aún así, quiero que sepáis que no siempre fui superhéroe. ¡Qué va! En un principio yo era como todos los demás, un esqueleto intentando encontrar su lugar en el mundo. 

Llevaba 17 años muertos cuando por fin ahorré el dinero suficiente para marcharme de china (donde fui fabricado) y pagarme el viaje hacia Estados Unidos, en busca de una mejor vida. Por que, sinceramente, en China me hacían trabajar como a un esclavo.

De modo que llegué al nuevo continente, y de inmediato conseguí un trabajo como taxista: Fue bastante divertido mientras duró. Aunque no ganaba mucho, conocí a gente extremadamente interesante. Por desgracia, me fue revocado el carnet en cuanto descubrieron que no tenía ojos. ¡Qué injusticia! No tendré ojos, pero veo perfectamente. Y solo tuve unos pocos accidentes...
En fin, que podo después de aquello, decidí cambiar de escenario. De modo que hice autoestop de Nueva York hasta las Vegas, para probar si podía vivir allí con comodidad.

Porque, tal vez no lo sepáis, pero soy bastante buen cantante y un gran pianista.Y los caza talentos parecieron estar de acuerdo, porque después de ir a unas cuantas pruebas conseguí mi primera oportunidad, como imitador de Ray Charles.
Y resultó que les gustó tanto, que quisieron convertir el espectáculo en una gira mundial. Así fue como pasé por Bollywood, Singapur, Sidney, Paris, Londres...
Aquí estoy, en "La novia cadáver" de Tim Burton.
Después de un año por el mundo, acabé mi realizando una última actuación en el mismo Broadway. Y fue allí dónde Tim Burton me encontró y me ofreció un pequeñísimo papel en su última película: La novia cadáver.
En general, todo eso estuvo bastante bien. Pero si he de ser sincero, la fama es muy cansina. No podía soportar el estrés, y me sentía bastante mal por las desorbitan tes cantidades de dinero que ganaba. Para colmo, la prensa me andaba siempre detrás, buscando alguna foto escandalosa.
¡Me pillaron en paños menores!


¡Oh, dios no! ¡Mona, no! ¡Ni se te ocurra publicar esa foto de nuevo! Ya fue bastante humillante la primera vez. ¡Porras! ¿Lo harás sin importar lo que diga, no? Bien, que remedio.


En fin, la cuestión es que cuando llegué a este punto, decidí que tenía que dar un nuevo giro a mi vida, y tal vez esconderme de los paparazzi por un tiempo. Y fue entonces cuando encontré un anuncio para compartir un piso en Barcelona. No sabía que sería con Mona, no la conocía. 

De haberlo hecho, tal vez no me habría mudado con ella. Pero por supuesto, quizá tampoco me habría convertido en super héroe. 

Y aquí estoy,

La semana que viene, escribiré la historia que Febe me pidió. Sí tenéis más propuestas o ideas, no dudéis en escribirlas en los comentarios.
Un saludo,
Ian

No hay comentarios:

Publicar un comentario