lunes, 17 de abril de 2017

Liebster Award Tag

Hola nois i noies!
Recientemente fui nominada a los Liebster Awards por El exprimidor de libros. Os recomiendo antes de nada que visitéis su bog. Es muy bonito y publican artículos muy interesantes. Ahora bien, he sido nominada ya tantas veces a este premio y estoy tan liada últimamente que no me veo con fuerzas para buscar nuevos blogs y crear nuevas preguntas con las que nominarlos. De modo que lo que voy a hacer es responder a las que me han sido asignadas, y esperar a que autores de blog me contacten para hacerles entrevistas más personales. Después de todo, para eso creé la iniciativa "Date a conocer". Así pues, voy a comenzar:



Me gusta poder sumergirme en un mundo completamente nuevo, empatizar con personajes y entender mejor personalidades y motivaciones que me son ajenas. Me gusta aprender de lo que leo, y saber que aunque no sea un protagonista de la historia, estoy viviendo la aventura con ellos. Aunque creo que parte de lo que intento describr aquí se puede reducir muy bien en una cita de Chesterton: "Los cuentos de hadas son bien ciertos. No porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que podemos vencerlos." Y yo debo añadir que a veces no importa que los dragones no existan realmente, a veces solo importa que podamos imaginárnoslos, porque no hay nada que mole más que tener un dragón escupe fuego de mascota.





Eso es difícil, dado que yo amo toda la literatura en general. Pero supongo que si tuviese que elegir diría fantasia, en especial la clásica y juvenil. Desde que era pequeña me enamoré de los cuentos de hadas y he crecido leyendo "El señor de los anillos", "las Crónicas de Narnia", "Harry Potter", "El libro de las tierras Vírgenes", "Ronia, hija de ladrones", "El cículo de fuego", "La leyenda del príncipe errante"... Podría seguir así eternamente.





No estoy segura. Comencé a leer a una edad bastante temprana, o puede que no, pero en cualquier caso, la vena lectora creció mucho en mi, así que en cuanto comencé a leer libros leía tantos que me es casi imposible señalar el primero. Puedo imaginarme que mi primera novela fue una de las que comencé a leer con mi canguro alemana, en un intento de que mejorara mi lengua materna. Creo que los primeros que leímos juntas fueron "Jim Botón y Lucas el maquinista", "El ladrón Hotzenplotz" y "Emil y los detectives". Así que cualquiera de estos pudo haber sido.





Ese es fácil: Cincuenta Sombras de Grey. Recuerdo muy bien cuando me lo recomendaron. Comencé a leerlo y lo odie casi desde el principio. Luego pensé que debía hacer una reseña del libro, y me forcé a leerlo hasta el final. Para cuando iba por los últimos capítulos, ya no lo odiaba. Me había pasado lo que con algunas películas, tan desastrosamente malas que me resultan divertidas. Así que hasta me encontré riendo a expensas de Anastasia Steel y Cristian Grey. Aunque seamos sinceros, con esos nombres, ¿quién no se reiría? La pobre autora probablemente quiso dar profundidad a su historia al ponerles nombres con doble significado, pero el resultado es atroz. ¡Oh, que profundo! La hermosa princesa que en el fondo es dura como el metal, y por tanto capaz de soportar todo con paciencia por el amor de su vida, y el cristiano gris, un buen cordero entre el rebaño que ha seguido el mal camino y debe ser redirigido. ¿En serio? En fin, leí el segundo libro entero, ya tomándomelo a broma y dispuesta a hacer reseñas de la trilogía entera. La verdad es que la trama de la historia era tan inexistente, que apenas me acuerdo de ella. Y cuando llegué al tercer libro no pude más. Era mucho pero que los dos primeros. Era terrible, no solo mal escrito, mal presentado, mal estructurado, y poco creíble, sino que para colmo era extremadamente empalagoso y aburrido. Era demasiado malo incluso para ser bueno. Así que no hice más que una reseña y me alegré de poder olvidar la saga. Es una mancha de aceite en la literatura, en mi opinión. Y a diferencia de las manchas de barro que son autores como Dan Brown o compatriotas de la mala literatura romántica, esta no se irá con uno o dos lavados.





 Peter Pan: ¡Llévame contigo a Nunca Jamás! ¡¡Quiero contar historias, luchar contra piratas y nunca, nunca, crecer!! (Puede que ya sea un poco tarde, pero hey, que se le va a hacer)
De acuerdo, no, siendo más realista, supongo que elegiría a Cinder, de las Crónicas Llunares. Por un lado por que es una mecánica con una capacidad tecnológica impresionante y una cyborg (que mola mucho). Por otro, y aquí os estoy haciendo mucho spoiler, porque es la legítima heredera del trono lunar, una revolucionaria que patea culos por doquier y que además está rodeada de un grupo de amigos geniales y sumamente atractivos. ¿Qué importa si estar a su alrededor puede acabar con la pérdida de algunos dedos? Siempre y cuando puedan ser remplazados por dedos biónicos, yo estoy dispuesta a unirme a su bando.




Tengo a varios. El primero que me viene a la mente es Tolkien. ¿Porque es Tolkien, necesito contar algo más? Aunque lo mismo me pasa con Mary Shelly, Oscar Wilde, Robert Louis Stevenson, Roald Dhal, Bécquer... Sin embargo, supongo que mi favorito tiene que ser Shakespeare. Oh, Shakespeare, asesino de reyes, protector de enamorados, Dios de la tragedia, y genio de la comedia. ¿Qué no quiero preguntarte?





De nuevo, aquí, no puedo dar solo uno. Yo diría que entre  mis libros favoritos están: El libro de las tierras vírgenes, Las comedias de Shakespeare, Matilda, Las obras de Sherlock Holmes, Los poemas de Poe, Peter Pan... Y varios más.





Sí, de hecho, a causa de mis estudios a menudo tengo que hacerlo. :S He de dejar un libro de lado mientras comienzo el que tengo que leer para la uni. Y ademmás, cuando estoy un poco cansada de leer libros los dejo por banda un rato y comienzo una novela gráfica. De modo que a veces me encuentro que estoy leyendo tres libros al mismo tiempo.






Todo el tiempo. Hasta el punto que no sé a dónde han ido algunos de ellos. ¿Quién tiene mi libro de Maus? ¡Lo quiero! Todavía no me lo he leído y no fue precisamente barato.





Sí, demasiadas veces. Me pasa especialmente con las novelas románticas y las de tipo Young Adult, dónde los personajes principales se comportan con frecuencia de forma estúpida o irracional solo para crear drama en la historia o poder construir un  tríangulo amoroso. Odio cuando eso se hace a costa de quitarle a un personaje la lógica o el caracter.






El último libro que he leído ha sido Winter, el último capítulo en la saga de las Crónicas lunares. La verdad es que la saga en general me ha sorprendido para bien y aunque el último libro alarga un poco demasiado el final, para dar el mejor y comieron perdices posible, creo que es una saga que no me improtaría releer de nuevo en un futuro. Si os gustan las fantasías futurísticas con personajes adolescentes, os la recomiendo. No suelen gustarme las obras de Young Adults, pero me alegro de que me recomendaran esta.





Y con esto, termino la entrada de hoy.

lunes, 10 de abril de 2017

Personajes y estereotipos: la novela romántica II

Erase una vez que se era, un mundo en el que los hombres oscuros y misteriosos resultaban ser solo incomprendidos animales malheridos, en el que los príncipes rescataban damiselas en apuros y los libertinos se convertían en monógamos al encontrarse a un ángel en satén. Un mundo donde las mujeres torpes y con poca personalidad atraían a todos los machos a su alrededor. Y dónde los varones más malvados, se ablandaban y rendían a los pies de las damas menos interesantes. Este mundo se llamaba Romántica.

Como veis, he vuelto con mi segunda entrega de los estereotipos en la novela romántica. Ha tardado, por supuesto, pero lo bueno se hace esperar. Si pudiera ganarme la vida con esto (es decir, si estuvierais dispuestos a pagarme por escribir mis chorradas), sin duda me esforzaría más. Pero que le voy a hacer, el tiempo no abunda. Tal vez en medio año por fin llegue a escribir sobre los estereotipos de otros géneros, como la fantasía o la novela negra. Tal vez.
En cualquier caso, aquí estamos, y hoy toca enumerar los estereotipos masculinosde la novela romántica y la "chic-lit" y los distintos problemas que presentan. ¿Preparados?



PERSONAJES MASCULINOS:


1. El príncipe azul


Del mismo modo que la Cenicienta, el príncipe azul es un estereotipo con una larguísima historia. El príncipe azul siempre ha sido representado como el hombre perfecto. Y aunque los aspectos de un supuesto "hombre perfecto" han cambiado con los años, algunos de estos permanecen: un príncipe azul ha de ser atractivo y seguro de si mismo, de un estatus social o económico un tanto por encima del de la protagonista femenina. Tiene que aparecer inalcanzable al principio, (tal vez sea el quarterback del equipo de fútbol americano del colegio, el jefe o hijo del jefe de la empresa o la estrella de cine o rock del momento.) Aunque puede parecer lo contrario a primera vista, el príncipe azul siempre será un buen tipo, que apoyará al personaje femenino cuando más importe.

Los problemas con este personaje son bastante evidentes. ¿Alguien sabe el nombre del príncipe de Blancanieves? ¿Quién tenía más personalidad en la bella durmiente, el príncipe Felipe o su caballo? Este personaje, si solo está compuesto de los elementos que he enumerado previamente, será demasiado superficial y falto de realismo, y aunque eso puede estar bien en nuestras fantasías secretas, no lo es en la vida real ni en la literatura.
Un personaje imperfecto, con personalidad, carácter, y tal vez algunos fallos que es buena persona siempre es mejor que uno perfecto, porque sus esfuerzos para hacer el bien son mayores y tienen mayores consecuencias. Por eso Batman tiene más fans que Superman, y por eso Disney comenzó a dar más protagonismo y personalidad a sus príncipes.